miércoles, 5 de agosto de 2009

Chavez el encantador de serpientes. Las armas, las FARC, Y la verdad

CHAVEZ. Desesperado busca como justificar el grave problema de haber colaborado con las FARC, entregándoles armas

“Las armas incautadas a las FARC fueron robadas a Venezuela en 1995 Esta es la explicacion de Chavez. Conozcamos la verdad

Venezuela. Carabobo

26 de febrero de 1995

Ocho infantes de Marina han sido asesinados.

Presentaban entre trece y diecisiete tiros cada uno, y sus gargantas habían sido cortadas para sacarles la lengua y dejárselas colgando como dantescas corbatas, para la carcajada de la infamia.

Para remarcar su desprecio por las Fuerzas Armadas Venezolanas.

El motivo del ataque fue eliminar un puesto de vigilancia que impedía el contrabando de gasolina venezolana indispensable para el procesamiento de cocaína en territorio colombiano bajo sometimiento guerrillero.

Estos asesinos fueron el Ejército de Liberación Nacional (ELN)

A ellos quiere culpar ahora CHAVEZ PARA JUSTIFICAR LAS ARMAS QUE INAUCTO COLOMBIA A LAS FARC.

Sin duda esta convencido de la estupidez no solo de su pueblo sino también del resto de los mortales.

Vaya nuestra memoria a las decenas de militares venezolanos asesinados y civiles secuestrados por la narcoguerrilla terrorista

Será que el poder le hace perderla memoria…?

O agranda el delirio que todo lo que expresa debe ser creido.

Sin dejar de pensar conforme a su misma explicación, que una vez usados los lanza-cohetes, no pueden utilizarse nuevamente.

Significara esto que las FARC los compro al ELN, solo para asustar a Uribe y sus fuerzas armadas…?

O acaso que, las FARC las tuvo guardadas 15 años, para casos especiales como este…?

Si no fuera tan gravemente falsa su explicación, y su pensamiento de creernos ignorantes y brutos, me reiría a carcajadas.

Vaya nuestra memoria a las decenas de militares venezolanos asesinados y civiles secuestrados en las distintas incursiones realizadas por la narcoguerrilla terrorista colombiana a territorio venezolano, que ahora disfrutan de estatus de protección política de este extraño Gobierno venezolano llamado revolucionario, y que además enloda el nombre de Bolivar.

Los venezolanos tardamos diez años en conocer a Hugo Chávez. En medirlo, de cuerpo entero. En sospechar de sus equívocas buenas intenciones. En penetrar sus propósitos, más allá de las palabras que suelta a borbotones, y de sus descosidos gestos de comediante, de charlatán, de encantador de serpientes.

Los venezolanos tardamos diez años en conocer a Hugo Chávez. En medirlo, de cuerpo entero. En sospechar de sus equívocas buenas intenciones

Ha sido necesario agotar todo este tiempo, y un lacerante cúmulo de acontecimientos, para que la gente llegara a tener una idea más real, y acabada, del hombre que gobierna al país, con una confesada pretensión de perpetuidad.

Los colombianos, en cambio, jamás se llamaron a engaños.

Estaban mejor informados. Sabían con qué tipo de vecino se la estaban viendo, y tenían bien claro, desde un principio, que no era ese el ejemplo que deseaban copiar, el modelo a seguir.

Si los venezolanos entendiéramos acerca de Chávez y sus debilidades ideológicas, siquiera una cuarta parte de cuanto saben los colombianos, sin lugar a dudas otro gallo cantaría.

Por eso no es nada casual que la opinión pública colombiana tenga, ahora, la consistencia de un muro infranqueable contra el cual se ha estrellado, una y otra vez, el mensaje disociador de quien, en un ataque de diabólica audacia, pugnó por asumir el papel de mediador en el conflicto que desde hace más de medio siglo libran, del otro lado de la frontera, el Estado y la guerrilla.

Lider terrorista de las FARC

Foto de; Marulanda Alias Tirofijo. Lider terrorista de las FARC

La jornada, convocada por la Coordinadora Continental Bolivariana, prevé una marcha desde Plaza Bolívar de Caracas, hasta la plaza “Manuel Marulanda” donde en septiembre de 2008 se inauguró un busto del guerrillero de la Farc.

Busto del terrorista

Foto; Inauguracion del Busto de Manuel Marulanda, lider de las FARC, en Caracas. Venezuela.

QUEDAN DUDAS, O NECESITAMOS MAS AGUA PARA CLARIFICAR...?