viernes, 18 de septiembre de 2009

PEPE MUJICA, no tiene autoridad moral para calificar a los argentinos. (Aunque diga la verdad)

CBO JOSE LEONARDO VILLALBA Fallecido 11/2/1971 HOMICIDA Jose Mujica Cordano.
Asesinado por comunicar presencia sediciosos en un bar LO HiZO MEDIANTE SIETE TIROS POR LA ESPALDA A RÁFAGA DE METRALLETA Y LUEGO LE EJECUTO DE MANERA ABERRANTE.
ASESINADO POR JOSE MUJICA (PRECANDIDATO A LA PRESIDENCIA) Y POR ESTE CRIMEN DEBIÓ SALIR EN EL 2004

POR UNA GENEROSA LEY DE AMNISTIA GRACIAS A SANGUINETTI Y MEDINA, MUJICA ESTÁ AMNISTIADO, NUNCA FUE UN SUJETO LIBRE, SIEMPRE VIVIÓ EN CLOACAS, TATUCERAS, CÁRCELES DEL PUEBLO, VIVE EN UNA CHACRA COMPRADA CON DINERO ROBADO A LOS BANCOS Y AL SISTEMA FINANCIERO DEL URUGUAY DE LA ÉPOCA, ROBÓ DECENAS DE MILES DE DÓLARES EN POCO TIEMPO, Y POR ESO TIENE QUE PAGAR DOS TERCIOS DE CONDENA.

ES FALSO QUE HAYA PAGADO LA CONDENA PREVISTA POR EL CÓDIGO PENAL; DEBE AÑOS DE CÁRCEL, Y SI AHORA SE DEROGARA LA LEY DE AMNISTÍA SERÍA JUZGADO POR LA JUSTICIA Y NO POR EL PODER EJECUTIVO.

ÉSTE ES MUJICA, EL DEL ASADO DEL PEPE, EL EX MINISTRO DE GANADERÍA, EL DEL MPP, EL QUE ES SOJUZGADO POR ASAMBLEA POPULAR Y SU CANDIDATO RAÚL RODRÍGUEZ, ÉSTE ES EL QUE ASÍ CONOCIMOS EN LOS 70´, ESA ES LA ROPA QUE MEJOR LE QUEDA, BIEN ENTALLADA, NO ES HECHA POR MUTO, SINO POR LA CÁRCEL DE PUNTA CARRETAS.

Este personaje en los 60 atentó contra la democracia elegida libremente por el pueblo. Robó, asesinó, y hoy se postula a presidente.

¡¡¡Sentimos VERGÜENZA NACIONAL!!!

¡¡¡¡NO ES NINGÚN MÁRTIR, ES UN TERRORISTA!!!!.

“En el tiroteo del bar “La Vía” de Larrañaga y Monte Caseros, resultaron dos heridos. Uno de gravedad, un anti-social, y un funcionario policial. Como consecuencia de una delación cayeron cuatro integrantes del grupo de “reos” “. Más adelante, en la misma página, describe: “Resultó herido de gravedad el “reo” José Alberto Mujica Cordano conocido como “Pepe”. Sus documentos estaban a nombre de José Antonio Mones Morelli”.

En “La columna de Pepe Preguntón” (El País, 18/03/2009) podemos ver: “Yo expropié recursos para la lucha en la que soñaba con cambiar la realidad ¿tá? Robar es cuando usted se la guarda para usted y se la gasta usted” explica con propiedad Mujica.

En la citada columna se mencionan los siguientes robos o “expropiaciones” al decir de Mujica, perpetrados por tupamaros:

Banco de Cobranzas 14/10/64 con 5.800 dólares;

Banco de Londres 10/09/68 20.000 dólares;

Banco Comercial 3/10/68, 12.860 dólares;

Sociedad de Bancos 18/10/68, 23.560 dólares;

24/10/68, 13.700 dólares al Banco Comercial;

1/11/68 13.316 dólares al UBUR;

29/11/68 25.000 dólares al Casino Carrasco;

10/12/68 1.880 dólares del Banco Mercantil;

12/12/68 13.668 dólares del Banco Popular;

Dos asaltos del 30/12/68 redituaron 48.000 dólares y 32.000 dólares más se consiguieron en un asalto del 7/01/69 a una empresa.

El 14/02/69 2.400 dólares a la Financiera Monty;

220.000 dólares al Casino San Rafael un 18 de febrero/69…

El 13/03/69 60.000 dólares a la sucursal bancaria de Fray Bentos;

el 5/06/69 dos bancos y un blindado dejaron 54.000 dólares. Y la lista seguiría.

Llama la atención la prolífica actividad de “Robin Hood” -con sus “compañeros de sueños o dirigiéndolos”- y las fechas. Seguramente el dinero no era para poder derrocar a la dictadura ¿no?

Pero llama mucho más la atención que 45 (cuarenta y cinco) años después, el candidato oficial de la actual fuerza política que nos desgobierna, reivindique su accionar y con ojos vidriosos diga que “expropió”.

Y, además, debería preocupar a sus potenciales votantes —muchos por cierto— su total ignorancia y desprecio por la ley. Porque suponemos que también pretenderá aplicar, ya que “el programa es uno solo”, que “dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”, que sabiamente inculcó el Presidente.

Debería saber el señor Mujica, que el que mata es asesino, el que secuestra es secuestrador, EL QUE ROBA ES LADRÓN, y el que miente, mentiroso. Debería saberlo pues son actividades por las que transitó. Si aclarara en cuales sí y en cuales no —si corresponde— podríamos ser más precisos.

Francamente, al escribir estas líneas nos cuesta digerir y asumir que el candidato oficial del oficialismo, permítasenos el juego de palabras, haya dicho recientemente que “los Peirano robaron mal”. Y él, sueño mediante, “robó bien”. No se puede admitir bajo ningún concepto la mínima visión complaciente de esa época de desgracias.

Un pueblo que tuvo alguna vez el privilegio de vivir en un país construido sobre la base de los principios cívicos más enaltecedores, de la mano de gobernantes que mediante la implementación de leyes vanguardistas a nivel mundial, consiguieron que estuviéramos orgullosos de nuestra tierra, de nuestra democracia, de nuestras instituciones, ¿por qué pérfido mecanismo de pronto se ve parcialmente cegado y cautivado por la más increíble mediocridad y peligrosa incitación a la trasgresión de toda norma?

Se abandona la cultura por la chabacanería, se rinde culto a la improvisación olvidando años de fortalecimiento de las estructuras y las instituciones. Se justifican y reivindican delitos en aras de un “sueño romántico”.

Se miente a la juventud tergiversando las fechas y los hechos, y alguien que delinquió —y tuvo su justo proceso— y agredió a la democracia, a las instituciones y directamente a los habitantes de este país, independientemente de pagar por ello —justo es decirlo— no sólo no muestra arrepentimiento, sino que con sus dichos se transforma, o corre el riesgo de transformarse, en una apología del delito, o en una escuelita del crimen.


“Prefiero al presuntuoso con su plumaje, que al hipócrita con su humildad” (Abel Desestress)