sábado, 11 de octubre de 2008

2 futbolistas cubanos se fugan antes de jugar contra EE.UU. en Washington



El mediocampista Pedro Faife y el delantero Reynier Alcántara abandonaron el hotel en Washington donde se hospeda la selección nacional de fútbol de Cuba y no fueron localizados, informó el viernes al Washington Post el técnico del equipo, el alemán Reinhold Fanz.
El equipo cubano se encuentra en la capital estadounidense para el partido de mañana sábado contra Estados Unidos, por el grupo A de las eliminatorias de Concacaf al Mundial de Sudáfrica-2010.
“Este siempre es un problema para un equipo Cuba. Tenemos seguridad, pero no podemos amarrarlos a sus habitaciones“, dijo Fanz al terminar la práctica del equipo.
El alemán fue contratado en el 2006 por la Federación cubana para tratar de clasificar al equipo al Mundial, pero la selección ha perdido sus tres primeros partidos de esta fase y está al borde de la eliminación.
Consultado por la AFP, Neil Buethe, de la Federación de fútbol de Estados Unidos, dijo no tener comentarios.
Tampoco ningún directivo de la delegación cubana pudo ser localizado para hablar del tema, pero una fuente cercana a la misma dijo que ambos jugadores desaparecieron del hotel Double Tree en el centro de Washington horas antes de la segunda práctica del equipo.
Fanz hizo sus declaraciones al término de la práctica del conjunto antillano la tarde del viernes en el estadio RFK, sede del partido, donde la prensa pudo constatar que estaban en terreno 16 de los 18 jugadores que hicieron el viaje.
La delegación cubana para este evento está compuesta por 26 personas.
Faife, de 24 años, es natural de Villa Clara, en el centro de la isla, mientras Alcántara, de 26, nació en Pinar del Río. Ambos eran veteranos del equipo y debutaron con la selección nacional en la Copa Oro de 2005.
En el partido de ida de estas eliminatorias, jugado en el estadio Pedro Marrero de La Habana, ganado por los estadounidenses 1-0, Faife entró en el minuto 52 y Alcantara no jugó.
Doce atletas cubanos han desertado en Estados Unidos desde 2002 en cuatro delegaciones separadas.
El más reciente incidente ocurrió en marzo de este año, cuando siete integrantes de la Sub-23 desertaron en Tampa (Florida), mientras participaban en las eliminatorias regionales para los Juegos Olímpicos de Pekín.