jueves, 24 de enero de 2008

POLICIALES; INFIDELIDAD FAMILIAR SANGRIENTA con 5 HIJOS A LA DERIVA.


ARGENTINA.
Los familiares de la joven apuñalada sabían del romance con el cuñado
La mujer, de 29 años, permanece internada en grave estado, mientras que el detenido se negó a declarar. El ataque sería producto de un triángulo amoroso. El esposo de la víctima se encerró con sus hijos en la casa de sus padres.
REVELACIONES. Lucía, hermana de Margarita, contó que la joven y Julio “eran pareja desde hace tiempo

Margarita Córdoba está internada en el Hospital Padilla. Según fuentes médicas, las puñaladas en el tórax y en el estómago no fueron profundas por lo que no afectaron órganos. Sin embargo, una lesión en el esternón complicó la tráquea y el esófago.


El barrio Ampliación Aconquija hoy está tranquilo, después de la conmoción que los sacudió el lunes, cuando un hombre apuñaló a su cuñada. Pero los familiares de la víctima viven un infierno y están muy conmovidos. La mujer agredida se debate entre la vida y la muerte, mientras su marido está muy deprimido y no sale de la casa.
Margarita Dina Córdoba, de 29 años, continúa internada en grave estado en el Hospital Padilla, debido a las tres puñaladas que, según se informó, le infligió su cuñado, Julio César Aragón.
El hombre, de 38 años, se negó a prestar declaración ante el fiscal de feria, Guillermo Herrera, y permanecerá en la comisaría de Yerba Buena hasta que sea trasladado al penal de Villa Urquiza. Según fuentes tribunalicias, Aragón está acusado de tentativa de homicidio agravado.
El lunes a las 9, Córdoba estaba en su casa cuando Julio Aragón irrumpió en la vivienda y comenzó a gritarle. Mientras discutían, Aragón, descontrolado, fue hacia la cocina; agarró un cuchillo e hirió a la mujer en el estómago, en el tórax y en el cuello. Luego, lleno de sangre, subió a su moto, fue a la comisaría de Yerba Buena, dijo: “acabo de matar a mi cuñada”, y se entregó, según fuentes policiales.
La hipótesis de que Córdoba y su cuñado mantenían una relación amorosa se fortalece. “Eran pareja desde hace un tiempo. Yo pensé que Oscar lo sabía, porque era obvio. Casi siempre se juntaban todos a comer, pero parece que él no se enteró”, contó Lucía Córdoba, hermana de la joven agredida.

“Ya no quería estar con él”
Si bien la mujer asegura no haber visto actitudes violentas en el acusado, no duda de los motivos. “Julio reaccionó así porque Margarita había cortado la relación que mantenían; ella ya no quería estar con él”, explicó.
Luego del ataque, María Nélida Peñalba aseguró que no sabía que su hija mantenía un amorío. Sin embargo, Diego Roldán, dueño del almacén del barrio, dijo que la señora sí estaba al tanto de la relación. “Un día entró y me dijo que tenía miedo de que ocurriera una desgracia cuando su yerno se enterara de lo que pasaba”, relató.
Oscar Aragón, esposo de la víctima y hermano del agresor, está encerrado desde el lunes con sus cinco hijos; dos chicas de 14 y 13 años, un varón de ocho y dos mellizos de ocho meses. Ese día, cuando se enteró de lo que había pasado, fue a la casa de sus padres, muy cerca de la suya, y no quiso salir más excepto para ir al médico. “Oscar está mal; lo llevamos al médico porque no se sentía bien. No quiere ver a nadie; por eso no sale de la casa”, explicó Karina Córdoba, hermana de la víctima. Las familias Córdoba y Aragón viven en la misma cuadra. Los vecinos aseguran que la convivencia era pacífica. “Estamos muy mal con esto que pasó. Tememos por la vida de mi hermana”, concluyó Lucía.

Había una pareja de mediana edad que tenían dos hermosas hijas adolescentes.

La pareja decide intentar una última vez por el hijo varón que siempre quisieron.

Después de intentarlo por meses la esposa finalmente quedó embarazada y dio a luz un saludable varoncito 9 meses más tarde

El jubiloso padre corrió a la clínica a conocer a su nuevo hijo. Al mirarlo se horrorizó ya que el niño era el bebe más feo que había visto en su vida. Fue a ver a su esposa y le dijo que no había manera de que el fuera el padre de ese niño

- Mira las 2 hermosas hijas que hice anteriormente, luego la miró desconfiado y le preguntó ¿me has engañado?

La esposa sonrió dulcemente y le dijo:

-Esta vez no mi amor...

Hasta mañana. Sinceramente