sábado, 8 de marzo de 2008

AHORA SE MATAN ENTRE ELLOS, VAYA ESPERANZA DE GOBIERNO QUE PUDIESE TENER COLOMBIA, CON ESTOS SUJETOS.


Bogotá, Colombia.- El ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, afirmó hoy que la muerte del comandante Iván Ríos, asesinado por sus propios compañeros, demuestra que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ‘están resquebrajadas’.

Santos, quien confirmó que Ríos fue asesinado el pasado miércoles por su jefe de seguridad, conocido como ‘Rojas’ y quien entregó la mano derecha de su ex jefe para probar su muerte, demuestra el estado en que se encuentra la guerrilla.

‘Esta es una demostración más de que las FARC se están resquebrajando’, dijo Santos al recordar que el pasado sábado murió el segundo jefe de la organización, Raúl Reyes, miembro también del Secretariado, durante un ataque militar a su campamento en Ecuador.

Según Santos, el cuarto jefe de las FARC fue muerto el miércoles pasado en la localidad de Aguadas, en el departamento de Caldas, para ‘buscar aliviar la presión militar a la que eran sometidos’ los guerrilleros por parte del Ejército.

En rueda de prensa, el ministro reveló que en la zona donde fue muerto Ríos, miembro del secretariado de las FARC, se presentaban desde hace varios días combates entre el Ejército y la guerrilla.

Indicó que en el marco de esta operación, el jefe de seguridad de Iván Ríos se presentó la noche del jueves ante las tropas, que los tenían cercados, en la vereda de Albania, en el municipio de Aguadas.

Informó que ‘este guerrillero (Rojas) trajo consigo la mano derecha, textualmente hablando, la cédula de ciudadanía, el pasaporte y el computador personal de Iván Ríos’.

‘Según sus palabras, alias Rojas dio muerte a Ríos hace tres días y adujo que con ello buscaba aliviar la presión militar a la que estaban sometidos por las tropas.

Dijo además que estaban cercados, desabastecidos e incomunicados’, precisó el ministro de Defensa.

Santos aclaró que decidieron dar a conocer esta información hasta que las autoridades forenses hubieran identificado plenamente el cadáver del líder rebelde y ‘la acabamos de recibir en un ciento por ciento’.