martes, 29 de abril de 2008

¿Qué puede pasar en Cuba?


La disidencia opina

El disidente socialdemócrata Manuel Cuesta dijo a la BBC que "termina una época, tanto en lo político como en lo personal para Fidel Castro, es una decisión valiente, los cubanos debemos saludar esta decisión y respetarla también".

La mayoría de los cubanos no han conocido en toda su vida otro gobernante que Fidel Castro.

Agregó que "comienza una etapa de cambio gradual hacia la normalización de Cuba como país, hasta ahora Cuba ha vivido casi 50 años exaltada. Los cubanos tendremos la posibilidad a partir de ahora de encontrarnos a nosotros mismos".

Finalmente recalcó que "para la disidencia ya no es el desafío exclusivamente frente a lo que expresaba y representaba Fidel Castro sino que es un desafío hacia lo que quiere realmente la sociedad cubana, saber interpretar eso requiere sagacidad e inteligencia".

Fidel Castro está cumpliendo con las palabra expresadas el 17 de diciembre pasado cuando dijo que cedería el espacio a otros dirigentes, "mi deber elemental no es aferrarme a cargos ni mucho menos obstruir el paso a personas más jóvenes", escribió entonces.

Sin embargo, aun sin ningún cargo público, la figura del Comandante tendrá un peso enorme por lo que será necesario que, además de ceder su plaza, deje las manos libres a los dirigentes que se harán cargo del país.

Mariela, la hija de Raúl Castro, dijo a la BBC que "los cambios de un líder llevan también a cambios en la sociedad", pero tuvo mucho cuidado en aclarar que estas transformaciones se harán "cuidadosamente, respetuosamente".

Sin lugar a dudas los dirigentes a cargo de Cuba trataran de ser respetuosos con el hombre que dirigió los destinos del país durante 5 décadas pero la realidad es que la población presiona cada día más por cambios que mejoren su vida.