viernes, 2 de mayo de 2008

¡Conviértete en un blogger


La mejor terapia de hoy, se llaman Blogs. (Abel Desestress)

Contar nuestra vida por escrito no es nada nuevo. De hecho, las almas más “románticas” llevan años plasmando sus memorias en diarios que, guardados bajo candado, expresas ideas, inquietudes y relatos sobre el autor.
Hasta ahí todo normal. Pero ahora, de la noche a la mañana, una fiebre irrefrenable por contar lo que nos sucede inunda la sociedad a través de internet.

Olvidada la intimidad del papel, ahora todos queremos decir nuestra verdad. Llegan los “blogs”.

Los bitácoras (aceptemos este marítimo término tras años “navegando” por la red) son espacios que un autor dedica a relatar sus inquietudes. Dependiendo de los recursos que ofrezca el servicio, podemos incluir fotos, vínculos a otras páginas e incluso permitir que los visitantes puedan opinar sobre nuestro contenido.

Apareció internet y el papel se digitalizó. A partir de entonces, empresas y periódicos comenzaron a traspasar el contenido escrito a la pantalla del computador. Las “noticias frescas” aparecen primero en los sitios electrónicos.

Una cantidad cada vez mayor de organizaciones copiaron este sistema, consistente en una columna de noticias actualizadas diariamente por la entidad a fin de informar a los visitantes de la página acerca de las novedades.

En el último escalafón aparecen actualmente los usuarios domésticos.

En un principio, todo consistía en crearse una “homepage”, es decir, una página personal, “personalizada”, donde los visitantes conocían todo acerca de nosotros. La democratización del sistema llegó durante los primeros años del siglo XXI. Las empresas de internet, ávidas de retos virtuales, encontraron el filón.

Impulso definitivo

Poco a poco, surgieron en la red multitud de servicios que ofrecían un espacio para crear nuestro diario online.

Mediante una simple aplicación ejecutable desde el ciberespacio, los usuarios podían crear fácilmente su bitácora. Y la bomba explotó. En pocos años, miles y miles de “blogs” asaltaron el ciberespacio. La moda fue tal que, en la actualidad, no es ajeno hablar acerca de la bitácora del vecino.

Todos podemos formar parte de la galaxia “blogger”. Es tan fácil como darnos de alta en cualquier servicio de cesión de espacios para bitácoras. Blogger, Freewebs, Live Journal o Bublegum son algunos de los más usados.

En internet hay cientos. En estos espacios encontrarás todas las instrucciones sobre cómo editar los contenidos y personalizar la página a tu gusto. En las páginas principales del servicio encontrarás vínculos a blogs de otros usuarios.

Existen incluso clasificaciones de visitas donde se anuncian los más consultados.

Alternativas

Si eres de los que cree que una imagen vale más que mil palabras, te proponemos Fotolog. Este servicio es similar al “blog” y permite publicar cada día una imagen acompañada de un texto escrito. También permite a otros usuarios insertar sus comentarios acerca de tu contenido. En una versión multimedia está Myspace. Además de imágenes y texto, te permitirá incluir videos y sonido.

Sea como sea, para ser un buen “blogger” hay que amar la regularidad. Actualizar cada día escribiendo tus comentarios y reflexiones y, sobre todo, no olvidándose de insertar algún mensaje en otros “blogs”, te asegurará un buen margen de visitas. Escoge buenos temas a tratar. Existen incluso galardones que premian a los mejores “bloggers” cada año. Y ahora, si estás dispuesto a zarpar, ¡redacta una buena bitácora!