sábado, 14 de junio de 2008

ORALE...

Si europeos, asiáticos y africanos pudieran votar en Estados Unidos, el 70% lo haría por el candidato demócrata

Si Barack Obama fuera candidato a unas elecciones mundiales, arrasaría. Todos y cada uno de los países encuestados en el informe de Actitudes Globales del Centro Pew aseguran preferir al candidato demócrata a la Casa Blanca sobre su contrincante, el republicano John McCain. Este apoyo es especialmente fuerte en España, donde un 72% de los ciudadanos dice tener una buena imagen del senador afroamericano, frente a sólo un 19% que optaría por McCain.

En esta encuesta se percibe un ligero descenso del antiamericanismo en el mundo, todavía alentado por las implicaciones de la guerra contra el terrorismo y la invasión de Irak en 2003. Mientras los índices de aprobación del presidente George W. Bush se mantienen en mínimos históricos en los cinco continentes, un 67% de los españoles cree que un cambio de gobierno “mejorará la política exterior de Estados Unidos”. Es precisamente España, junto con Francia, uno de los países que más fe tienen en este cambio, con sólo un 29% y un 21% de personas que aseguran que McCain u Obama no representarían ninguna diferencia respecto a Bush.

“No es tanto que los encuestados tengan una fe enorme en el nuevo Gobierno, sino que la imagen de Bush ha quedado negativamente afectada en los últimos años”, dijo en la presentación del informe Andrew Kohut, presidente del Centro de Investigaciones Pew. Obama es el favorito en 21 de los 23 países en los que se ha preguntado a los ciudadanos. Es precisamente España el país en el que el senador afroamericano ganaría por mayor margen a McCain: un 53%. En Francia le sacaría 51 puntos de ventaja. Y en Alemania, 49. Sólo en Jordania y en EE UU McCain supera a Obama en un punto, indicando un empate técnico.

“El mundo ama a Obama”, dijo el director de la revista Foreign Policy, Moisés Naím. “Si se celebraran unas elecciones mundiales hoy, Obama las ganaría”. De hecho, en Reino Unido, Francia, Alemania y España, más de un 70% de los encuestados dice tener “alguna o mucha confianza” en él, una nota claramente superior a la obtenida por líderes mundiales consolidados como la canciller alemana Angela Merkel o el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

“Se trata más bien de que en los países europeos existe una tendencia histórica a preferir al candidato demócrata”, asegura Kohut. El analista del diario The New York Times David Brooks apuntilló que “existe un efecto Obama en el mundo, y es un efecto real. La imagen del candidato ha acabado mejorando las cifras de aceptación de Estados Unidos en el extranjero”.