viernes, 29 de febrero de 2008

EEUU. POLITICA Y PROSTITUCION LA MISMA INSTITUCION, Y pensamos que solo era en America Latina


Nuncas midas los hechos, por consecuencias ajenas, o tu seras el ejemplo de lo que alli suceda. (Abel Desestress)

Mariachis, cumbia y reggaeton para conquistar a los latinos de Texas

Ya no basta con besar niños, firmar autógrafos o estrechar manos. En la campaña más larga y cara de la historia, la última moda es musical.

Washington.- La carrera entre Hillary Clinton y Barack Obama se acerca a su clímax, y cualquier melodía es buena para ganar un voto. Y si no, que se lo pregunten a los latinos de Texas, que antes de votar el martes junto con Ohio, Vermont y Rhode Island están poniendo a prueba sus oídos.

Ya no basta con besar niños, firmar autógrafos o estrechar manos. En la campaña más larga y cara de la historia, la última moda es musical. Clinton, por ejemplo, contrató a dos latinos de éxito en Estados Unidos, “Mango Punch” y Johnny Canales, para que le escribiesen una canción con la que conectar con los latinos.

El resultado es la inolvidable cumbia “Hillary, Hillary Clinton”. “Una presidenta fuerte puede terminar la guerra/Y darle seguro médico a la gente de esta tierra”, dice la canción, cuyo escribillo sigue: “No me lo pienso dos veces, por ella voto yo”.

Cuando Canales le dedicó la canción a su “amiga Hillary”, el colectivo “Amigos de Obama” ya se había adelantado, y además le regaló altruistamente el tema a su candidato.

El ritmo escogido para “Viva Obama fue un corrido digno de concurso.

“Familias unidas, seguras y hasta/Con plan de salud”, dice una estrofa del tema, que está además dedicado específicamente a Texas: “Nada importa si eres de San Antonio/Nada importa si eres de Corpus Christi/De Dallas o Del Valle, De Houston o de El Paso/Lo que importa es que votemos por Obama/Porque su lucha también es nuestra lucha”.

El esfuerzo es grande, pero la recompensa también lo puede ser en una carrera en la que Obama suma 1.377 delegados por 1.279 de Clinton. Texas es el estado que más delegados reparte (193) para la convención demócrata entre los que aún no votaron, y en el “Estado de la estrella solitaria” el 25 por ciento de los votantes son latinos.

Así que nadie escatima en imaginación: ni siquiera los más alocados jóvenes en un mítin de Obama en Dallas podían esperar que Ricardo Anchía, congresista de Texas y encargado de presentar al candidato, iba a hacerlo entonando el “reggaeton” más buscado en Internet en las últimas semanas: “¿Como se dice? ¿Como se llama? Obama, Obama”.

Otro de los temas de más éxito es una particular versión de “La Bamba” donde el estribillo se sutituye por “Vota Obama”. Con 76 años recién cumplidos, el senador Ted Kennedy no dudó en arrancarse en Laredo con su particular versión de “Ay, Jalisco, no te rajes”.

Y no se limitó a una frase, sino que se extendió unos inacabables 45 segundos en los que queda claro que la música no es lo suyo. Clinton, por su parte, se baña en folklore en cada mitin cerca de la frontera: una veintena de mariachis, bailarinas mexicanas, y una “cowgirl” animan los minutos previos a la intervención de la ex primera dama.

Y cuando ella aparece, como en un acto en El Paso, llega el remate: un niño vestido de mariachi le entrega un ramo de flores y ambos de la mano suben al escenario entre gritos de “¡Viva Hillary!”.

Los efectos electorales no se comprobarán hasta el martes, pero los reales ya se ven en la calle, como escribe en su blog la texana Laura Martínez.

“No tengo idea de si posar con un mini-mariachi aumentará las opciones de Clinton entre los votantes texanos o si Obama verá crecer su base de seguidores entre los latinos amantes de la música. Todo lo que puedo decir es que desde que escuché la canción ‘Viva Obama’ por primera vez esta mañana, no me la puedo sacar de la cabeza”.