domingo, 17 de febrero de 2008

Presidente enamorado, recién casado, ya no se le para.


La popularidad de Sarkozy se hunde en una encuesta de 'Le Figaro' lastrada por su aireada intimidad

En franco declive, va el reciente enamorado y casado presidente de Francia.
La factura que esta pagando es muy cara.
Hizo campaña con una mujer, que dejo luego de obtener la presidencia. Sin ningun dolor apaente, empezo el noviazgo con otra, (carla Bruni) que tiene fama de devoradora de hombres y cascos ligeros.
Más caliente que una papa, solo dos meses de novio, y se caso. Para colmo la novia, ahora esposa y primera dama, de Francia, ni siquiera es francesa. (Italiana)
Ya desde el anunciado divorcio, el declive del presidente, empezó a decaer, y todas las acciones ya mencionadas ahondaron aun más, su franca desmejoria de imagen.
Ahora los franceses ya están convencidos, que “Ya no se le para” el grave descenso a su imagen y credibilidad, ante un compromiso, tan importante como es el de ser presidente de Francia
Y para acabarla de encimar las malas pulgas. Se acaba de ventilar hace unas semanas, el mensaje que este hombre, habría enviado a su ex esposa. Pidiéndole que vuelva a su lado, y que entonces el cancelaría todo.
“Menudo amor el de nuestro días, pareciera ser mas real, el que nos da nuestro perro de compañía” (Abel Desestress)