lunes, 18 de febrero de 2008

Genia mexicana inventa técnica para que aumente eficacia de medicinas!


Asi da gusto publicar noticias.
Cuando el ser decide crecer, el universo se funde en el amor y la alegría. (Abel Desestres)
La estudiante de 28 años de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán (FESC), explica que su estadía en la Universidad de Valecia comenzó el primero de febrero y termina el 31 de julio. Ahí realiza un nuevo proyecto para evaluar el paso de nanopartículas a través de piel humana haciendo uso de la técnica “iontoforesis” —método eléctrico que promueve el pasaje de fármacos o partículas cargadas mediante una corriente eléctrica fisiológicamente tolerable a través de la piel-.

“Los beneficios de esta nueva tecnología farmacéutica de liberación controlada, permiten el desarrollo de principios activos y evita su degradación durante la formulación —método de aplicación y transporte en el organismo— “, agrega.

Explica que esta innovación se puede usar en la mayoría de sustancias activas para tratar distintos padecimientos y, en este momento, se usa en una sustancia para combatir el cáncer de próstata y en un antiepiléptico. “La técnica es my prometedora porque muchos fármacos se degradan y no llegan a su objetivo en el cuerpo humano”.

INVESTIGACIÓN. El estudio titulado “Desarrollo de un nuevo sistema de liberación controlada para fármacos sensibles mediante el “tamponamiento” con nanopartículas en sistemas biodegradables porosos”, se basa en membranas biodegradables porosas y nanotecnología, que permite al principio activo de los fármacos transportarse en el organismo de manera más eficaz.

Al respecto, David Quintanar Guerrero, del Laboratorio de Posgrado en Tecnología Farmacéutica del Campo Uno de la FESC y asesor de Isabel, precisó que el desarrollo tecnológico resultó ser más rápido y eficaz en la absorción de fármaco: el cien por ciento en menos de 15 minutos.

Después, añadió, incorporó nanopartículas para ensamblar el sistema y se formó una película que sirve como barrera de difusión, dando como resultado membranas de liberación controlada más efectivas.
El sistema se utiliza prácticamente en cualquier vía de administración: oral, vaginal, subcutánea o colocarse en un implante, según requiera el formulador del medicamento correspondiente.

Adicionalmente, se controlaría la cantidad de liberación con nanopartículas infiltradas, añadió.
Otro de sus beneficios es que es acuoso, lo que evita el contacto directo de las sustancias con solventes orgánicos y reduce el riesgo de degradación, situación ideal para la formulación de principios activos como péptidos, proteínas, genes y oligonuceóticos, apuntó.

Otra ventaja, detalla, es su polifuncionalidad y puede ser utilizado para muchos fármacos de cualquier naturaleza, además de ser biodegradable: al introducirse al cuerpo, después el organismo lo desecha.
Finalmente, dice Marlen Rodríguez, se pasará a una fase en animales —preclínica—, con alguna sustancia, a fin de observar su utilidad del material