viernes, 22 de febrero de 2008

Niega McCain haber tenido un romance con una cabildera


WASHINGTON.—El más firme aspirante a la nominación del Partido Republicano, John McCain, rechazó ayer la información publicada por The New York Times que lo relaciona sentimentalmente con una cabildera de 40 años y aseguró que la divulgación de esta información no lo distraerá de su campaña presidencial a la Casa Blanca.
“La nota (de The New York Times) es difamatoria y no permitiré que nos distraiga de la contienda presidencial”, dijo McCain, que compareció ayer custodiado por su esposa Cindy, mientras trataba de salir al paso de una historia que se remonta al año 2000, cuando asesores de su campaña le habrían advertido sobre la peligrosidad de sus relaciones con Vicky Iseman, una mujer con una extensa trayectoria como lobista de poderosos intereses corporativos y aparente influencia sobre McCain.

El airado desmentido de McCain desde Toledo, Ohio, ha encontrado la inmediata réplica del Times que, a través de un comunicado emitido, ha señalado que la historia publicada cumple con todos los estándares de rigor y ética periodística que hoy le enfrentan con el más firme aspirante del Partido Republicano a la Presidencia.

“La información no se habría publicado si no hubiera contado con información ajustada a la realidad”, dijo el rotativo.

A la información de The New York Times se sumaba ayer The Washington Post que en una historia publicada en su primera plana desvelaba los detalles de una mediación de McCain a favor de la empresa Paxon Comunnications —la empresa para la que trabajaba Iseman—, para que éste grupo se hiciera en el año 2000 con un canal de televisión de Pittsburg que disputaban otras empresas.

“En esta historia trabajaron cuatro de nuestros reporteros y está bien sustentada”, dijo a su vez el Post ante una andanada de ataques y protestas dirigidas desde los cuarteles de campaña de McCain.

Las versiones de ambos rotativos, presentando a McCain y a Vicky Isman como protagonistas de una historia de aristas románticas e intereses corporativos, ha obligado a entrar en escena al abogado y defensor de McCain, Robert Bennet, quien ha sido asignado para defenderlo en un caso que podría frustrar sus aspiraciones presidenciales.